AMOR_3_4D_P.jpg LA FORMACIÓN Y LA PUBLICIDAD EN EL ARTE
Aunque soy consciente de que la Universidad no está solo para formar de cara al trabajo, sino también para la cultura, investigación, etc. resulta contradictorio que muchos jóvenes que están licenciados en Historia del Arte, por ejemplo, estén trabajando en cosas que nada tienen que ver con su carrera, y estén como locos por encontrar un trabajo, donde aplicar los conocimientos adquiridos en sus estudios.
Tal vez habría que asesorar a los jóvenes sobre el alcance laboral de determinadas carreras, para que solo las elijan si ya tienen un medio de vida satisfactorio y el realizar esa carrera sea solo por puro placer de aumentar sus conocimientos o por placer de dedicar el tiempo libre a ese campo.
Por otra parte en los campos de la música, teatro, danza etc. Siempre deben esperar presentarse a un proceso de selección donde los puestos son contados y no hay demasiados sitios donde acudir (compañías de teatro y danza, orquestas, etc.) o bien emprender carrera en solitario que solo es posible si existe un mecenas.
En lo que a las artes plásticas respecta, el camino es más tortuoso, si cabe, pues el creador se convierte en empresario que fabrica productos que no sabe si podrá vender, recurriendo a intermediarios que le vendarán su producto por una alta comisión, si lo ven interesante. Algunos trabajarán por encargo y, al igual que en otros campos, el boca a boca podrá ayudarle a aumentar la clientela. Solo unos pocos privilegiados lograrán cotizarse alto y hagan lo que hagan lo venderán; aunque a veces tengan que hacerlo por un valor bastante más bajo que el de cotización; recordemos el caso de Joan Miró cuya obra de los últimos años fue adquirida por cierta Galería de Arte al 20% de su valor.
Hablando de Artes Plásticas y artistas plásticos, podemos hablar de los actuales procedimientos y otros posibles.
Actualmente están las Galerías de Arte y marchantes que se ocupan de las ventas de las obras de arte de los artistas que ellos eligen. La comisión suele ser alta, amén de pagar alquiler de sala y otras cosas. Aquí la variedad de condiciones es muy grande. Están también las obras de encargo para los artistas conocidos que pueden llegar de forma directa o a través de intermediarios.
El Arte sigue siendo para la élite, unos pocos privilegiados con dinero para comprar y son menos aún los que comprenden y valoran las obras que realizan los artistas. La mayoría de esos pocos compran como forma de invertir, por tanto solo unos pocos artistas se benefician: los que tienen una buena cotización.
Cualquier familia de nivel medio está dispuesta a gastarse mas de 6000 € en amueblar su cocina, salón, dormitorio, etc. Pocos de ellos está dispuesto a gastarse 600 € (el 10%) en obras de arte para decorar su casa, prefieren sucedáneos que son más baratos. Suelen comprar una maravillosa lámina por 6 € y luego enmarcarla por 30 € y así se sienten la mar de bien. Cualquier familia está dispuesta a gastarse bastante dinero en aparatos electrónicos para entretenimiento y solaz pero pocos en obras de arte.
Mi conclusión es que poca gente siente necesidad del arte, por cuya razón, la mayoría de los artistas plásticos tienen que vivir de otra profesión. No obstante suelen visitarse los museos cuando se hace turismo; se visitan menos los de la propia ciudad. ¿Porqué sucede esto? En mi opinión por dos razones fundamentales: falta de formación artística en la infancia y juventud especialmente y, falta de publicidad adecuada en los medios.
Por tanto considero que el camino a seguir empieza por introducir, de una vez por todas, en los sistemas de enseñanza, un tiempo dedicado a la formación artística, especialmente en la Enseñanza Primaria y sería bueno que en la Secundaria. Es de cajón que los profesores encargados de transmitir estas enseñanzas deben saber lo necesario de la materia y, a ser posible, tener la capacidad de despertar el interés del alumno, sin que se sienta amenazado por los exámenes, que no estimulan a aprender más.
Si además se hace publicidad adecuada en los medios, de manera que todo el mundo se entere de los eventos, sería aún mejor, amén de programas en radio y TV que aporten conocimientos sobre las diferentes artes, lo que llevaría a un desarrollo de la formación artística adquirida.
Si observamos lo que pasa con un cierto tipo de música, veremos como mi línea de pensamiento no anda muy descaminada. Hay emisoras de radio que están todo el día machacando con ciertas canciones y ciertos artistas todos los días del año y no suelen vender más discos las mejores voces ni las mejores canciones sino las que más se oyen. En la TV hay programas dedicados a la música y, a los músicos, se les lleva a los programas espectáculo-cotilleo para que todo el mundo los vea y los escuche. Cuando tienen sus galas o conciertos, se publicitan en vallas, paredes, radio y TV. Así la música ligera, pop, disco o como se la quiera llamar es arte de masas consumido especialmente por los jóvenes. La música clásica ya es otro cantar, pues no obtiene tanta publicidad y también es necesario tener una buena formación musical para poder comprenderla y disfrutarla. También asistir a un concierto cuesta más dinero, pero los discos, siendo a veces más baratos que los de la otra música, se venden mucho menos.
Si nos vamos a la danza o el teatro veremos que las obras de más éxito suelen ser las de menos enjundia pues son las que llegan a la mayoría, donde aparece el nivel de formación como determinante y eso que estamos hablando de espectáculo que es lo que ahora trina. Por eso en la TV tienen tanto éxito los programas morbosos y de cotilleo pues para eso no hace falta tener conocimientos profundos de nada ni realizar grandes esfuerzos mentales. Por supuesto el voyeurismo y las connotaciones sexuales atraen a casi todo el mundo.
El fútbol es un espectáculo de masas, donde mucha gente está dispuesta a gastarse hasta lo que no tiene por seguir a su equipo allá donde vaya, llegando incluso al fanatismo, pero debemos observar el tiempo-espacio que se le dedica en los medios que hasta el telediario dedica un tercio del total a los deportes, especialmente el fútbol. Mucha gente solo lee periódicos y revistas deportivos que hablan fundamentalmente de fútbol. ¿Cuánto tiempo se dedica en la TV a hablar de las diversas Artes?
Si queremos democratizar las artes, habrá que inducir a niños y jóvenes a que dediquen el mismo tiempo de prácticas que les dedican a los deportes, además del espacio-tiempo dedicado en los medios. Solo de esta forma las artes y los artistas tendrían otra valoración y reconocimiento. Al hilo de esto, cabría preguntarse porqué el Ministerio de Educación, y los Planes de Educación que siempre cambia el Ministro de turno, no ponen nunca lo necesario para que los alumnos tengan la formación artística adecuada.
Además, como estamos en un sistema capitalista, lo que funciona es hallar un equilibrio entre la oferta y la demanda. Sin duda debemos utilizar todos los medios a nuestro alcance que nos permitan aumentar la demanda, si queremos que la valoración y oportunidades de los artistas cambien. ¿Quién le pone el cascabel al gato? ARTEYCARTELERA.COM de forma modesta pero claramente resuelta, aporta su granito de arena.